×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



100 años
Manuel Ávila toma Jalpa 
Redacción 29-03-2014 22:32 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Al municipio de Jalpa le tocó conocer a los primeros revolucionarios; el 8 de marzo de 1911 llegaron 36 hombres liderados por Manuel Ávila, quien se había levantado en Tabasco el día 3 del mismo mes, con los humos del alcohol “porque había sido soldado de García de la Cadena”.

Esta fecha es rigurosamente exacta porque se gravó en el ánimo del pueblo, cuando un vate dijo que dicho día:

“Entraron los pronunciados,
en pelo y muy bien armados,
con unos mosquetes viejos
y unos sables oxidados.”


Por la tarde se retiraron llevándose el dinero de las oficinas públicas.

El mismo mes, procedentes del cañón de Tlaltenango, y al frente de más de 200 hombres, venían Luis Moya, Manuel Caloca y Casimiro G. Monrás.

Mejor organizados y pertrechados, permanecieron dos o tres días al cabo de los cuales, dicen, se concertó el asalto a Zacatecas que tuvo lugar el Domingo de Ramos.

A la salida para el Cerro del Santuario, Moya permitió a Monrás dar una “toreadita” a los federales que se acercaban por el camino de Juchipila.

Ese día fue cuando corrió la primera gota de sangre dentro del municipio, y según la voz popular, fue el 1 de abril cuando por la tarde se trabó el primer tiroteo en la Mesa de Tropeleras, sin que se pudieran apreciar las bajas de uno y de otro bando.

Monrás solo llevaba 40 hombres y con ellos dio prueba de un valor temerario; pasó el último de sus soldados para el cerro en ancas de un caballo de su asistente y dicen que aún habiéndole matado su corcel, rodilla en tierra y su asistente a un lado esperándolos, se propuso detener al enemigo, mientras sus compañeros avanzaban en retirada.

Los federales enterraron los muertos por la noche y se dice que por la mañana quedaron “pilas de chacos quemados”.

Entre las 8 y 9 de la mañana del 2 de abril, con más de 400 hombres, los federales entraron por diversos rumbos de la ciudad y los revolucionarios, formados y montados desde la ceja del cerro, los observaban.

Ambas fuerzas estuvieron a la vista por más de dos horas.

Luego, llegado Francisco I. Madero a la presidencia, Manuel Ávila volvió a levantarse en su contra, siendo secundado por Evaristo Oropeza en el municipio de Nochistlán.

Ambos fueron batidos por las fuerzas leales y Jalpa solo presenció un encuentro de Ávila con el Ejército Federal en la comunidad de Tenayuca.

Los testigos no pudieron precisar el nombre del jefe federal, con quien andaba ya un jalpense conocido, Teófilo Valdovinos.

Pascual Gómez Soto
Cronista vitalicio de Jalpa 
Correo: centenario@imagenzac.com.mx 

 
Tags