×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Mario Oziel, aún con esperanzas
Selene Lamas 26-10-2013 19:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Nallely de León / Varios médicos lo han revisado, aunque no coinciden en su diagnóstico.
Mueve su cabeza, sus ojos están más abiertos. Detrás de su cabecera está la imagen del Niño Doctor de siempre y una Biblia abierta, pero su cuerpo está más delgado.

Pese a ello, Mario Oziel Méndez Nieto, el paciente en coma que fue enviado a su casa por médicos del Hospital General de Zacatecas, ha recibido el apoyo de la ciudadanía zacatecana. Donativos en efectivo, visitas de médicos para revisarlo, alimentos, pañales y sillones son algunas de las cosas que le han sido aportadas.

Quienes continúan indiferentes son las instituciones gubernamentales. En el DIF, en Atención Ciudadana del gobierno estatal y en el Centro de Rehabilitación y Educación Especial (CREE) de Guadalupe no les han proporcionado ningún apoyo, pese a que lo han solicitado.

Sobre su estado de salud los médicos no se ponen de acuerdo, algunos le dan esperanzas a la familia, otros les dicen que será como una planta.

Solidaridad que salva
Gracias al apoyo que Mario Oziel ha recibido, su entorno ha cambiado. Su habitación luce mucho más cómoda y el ambiente en la vivienda se percibe más relajado.

Con un donativo de aproximadamente 5 mil pesos que les hizo el propietario de unas farmacias lograron ponerle vitropiso a su habitación y ocasionalmente también les proporciona medicamentos cuando los necesita.

Ahora en la recámara también hay un reposet donde sientan a Mario cada tarde para que sus músculos se distiendan y su cuerpo no se llene de llagas; también se lo donó una persona.

“La primera vez que lo sentamos, no sostenía su cabeza; ahora ya lo hace, no sabemos si eso representa una mejoría, pero a nosotros nos da esperanzas”, comenta su esposa Alma Lorena.

Para bañarlo también les proporcionaron un sillón, mediante el cual el proceso se ha hecho más fácil, pues antes debían poner un hule sobre su cama para asearlo acostado.

Opiniones médicas, polarizadas
“El otro día un taxista nos trajo a un doctor que se apellida Santoyo. Nos dejó chillando, dijo que Mario no se recuperará nunca, que es como una planta a la que, si se le corta un pedazo, no pasa nada”, lamenta doña Agustina, su madre.

No obstante, la señora se niega a perder la esperanza. Comenta que ellos son una familia de fe y que nunca dejarán de creer en que su hijo se recuperará.

Alma Lorena menciona que el médico Santoyo también les dijo que continuará vivo sólo mientras su cuerpo tenga fuerza y que el día que la pierda, morirá.

A pesar de ese diagnóstico, la familia continúa en pie de lucha. Un médico del IMSS que atiende a doña Agustina se ofreció a tratar gratuitamente a Mario; hasta ahora lo ha visitado un par de veces y aunque no les da diagnósticos halagüeños, tampoco lo ha desahuciado.

Asimismo, otro médico que envió una señora para que lo revisara también ha mantenido diagnósticos reservados; les ha manifestado que el movimiento de su cabeza es sólo ansiedad, pero se niegan a dejar de luchar.

Ahora, a raíz de la visita de un joven que estuvo en estado similar, pero que se recuperó en un hospital privado de la entidad, esperan reunir recursos para llevarlo a que lo atiendan ahí.

“No podemos dejar de luchar, el dinero es un problema, pero insistiremos”, afirma Alma Lorena.

Instituciones, indiferentes
Respecto a los apoyos que han solicitado a las instancias de gobierno, doña Agustina comenta que desde hace meses solicitó apoyo al DIF para comprarle un aspirador de flemas a Mario, pero hasta la fecha no le han dado respuesta.

Lo mismo ha sucedido en Atención Ciudadana del gobierno estatal, donde le dijeron que a raíz de la toma de Ciudad Administrativa no se podía darle cauce a su petición hasta dentro de dos meses, aunque las instalaciones ya fueron liberadas.

En el CREE de Guadalupe también quedaron de ir por Mario para valorarlo y tampoco acudieron. Sin embrago, volverán a insistir para que lo atiendan.
Tags