×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted ¿Cómo castiga a sus hijos?

Morante de la Puebla 
Raúl Carballeda 06-09-2014 22:15 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Mexsport /
Morante de la Puebla Uno de los diestros que ha caído muy bien a la afición taurina, español de origen, con una tauromaquia indiscutible; llena de arte, aunque un tanto cuanto irregular, le ha quedado a deber al respetable, pues teniéndolo todo, pocos éxitos ha cosechado en los cosos nacionales. De él, haremos unos breves apuntes:

José Antonio Camacho Morante de la Puebla, vio la luz primera en Puebla del Río, Sevilla, el 2 de octubre de 1979. La localidad de Villamanrique de la Condesa, cerca de su tierra natal, le vio surgir ante las multitudes el 3 de septiembre de 1988: nos referimos a que ese afortunado día tuvo lugar su presentación como novillero.
 
Casi siete años después, el 23 de abril de 1995, pisó por primera ocasión el ruedo de la Plaza de Las Ventas, en Madrid y posteriormente a Sevilla llegó el 10 de abril de 1996, donde por cierto se llevó el Zapato de Oro que estaba en disputa.  Finalmente el 27 de junio de 1997 Morante se hizo matador en Burgos, llevando de padrino al gran César Rincón y de testigo a Fernando Cepeda. 

Pero fue en la Real Maestranza de su natal Sevilla donde consiguió varias Puertas Grandes, lo que le llevó a encerrarse en Madrid con seis toros, el 6 de junio de 2007, en la Corrida de la Beneficencia. Morante de la Puebla es un torero que se cuece aparte: torero de grandes broncas o espectaculares triunfos, pero grandes ambos, nada a medias. 

Precedido de fama, por fin se presentó Morante a la Monumental Plaza México, la plaza que da y quita, el 25 de diciembre del año dos mil para la confirmación de su doctorado, en la que tuvo de padrino a Miguel Espinosa Armillita y como testigo a Ignacio Garibay: los toros fueron de Julio Delgado y el de su confirmación se llamó “Canelo”; a su segundo, de nombre “Avellano”, le cortó una oreja. 

Reapareció en la capital de la república en la tercera corrida de la temporada 2005-2006; en la temporada 2006-2007 sólo toreó una corrida, también sin suerte. En la décima corrida de la temporada 2007-2008 en un espectacular mano a mano con El Pana, abrió la Puerta Grande al cortar dos orejas.

En la décimo quinta corrida de la misma temporada alternando con Uriel Moreno El Zapata, Sebastián Castella y Alejandro Amaya, se fue sin apéndices. Reaparece para la temporada 2012-2013 cortando una oreja y finalmente en la temporada 2013-2014 corta dos orejas en su única aparición

Hombre de contrastes, cuando no sale inspirado, dicen los que saben que ni las zapatillas se le ensucian, pero como otros grandes de la torería, como tal se puede dar esos lujos. Ojalá se le incluya en la próxima temporada grande de La México. Requiere reivindicarse con el aficionado mexicano.

Cambiando de tercio: una séptima novillada en la Plaza México el domingo anterior, pasada por agua, que tuvo que suspenderse luego de la muerte del tercer novillo; lástima pues había grandes expectativas para el zacatecano Édgar Badillo que pinchó al que abrió plaza. Diego Emilio y Luis Miguel Cuéllar, por consiguiente, aunque el último pasó los peores momentos de la contingencia climática. Para la octava novillada de este domingo, reaparece el queretano Juan Pablo Llaguno, con ganado de Marrón. Como siempre, deseamos suerte a los novilleros y al ganadero.

Y desde este espacio, una cálida felicitación al licenciado Genaro Borrego Estrada, quien el pasado jueves fungió como un magnífico y emotivo “Pregonero”  del inicio de la feria taurina correspondiente a la Fenaza 2014.
Tags