×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted, ¿ha presenciado algún delito?

El Runrún
Ni a los muertos respetan
Francisco Gabriel Reynoso Torres 21-01-2014 22:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Dice Pancho Esparza que cuanto más conoce a los políticos, más quiere a su perro. En septiembre del 2013, Filimón Carlos Robles, entonces alcalde de Tepetongo, se descerrajó un balazo en la cabeza para suicidarse. Lo menos que dijeron sus compañeros del PRI fue que era un ser humano excepcional.

Noble, leal y sincero. Cubrieron su féretro con la bandera nacional y lo despidieron con honores. A 100 días de aquel día funesto, el gobierno de Tepetongo, que quedó en manos de Sinforiano Armenta, no ha pagado el importe del funeral. Y más aún. Se atreve, a estas alturas, a regatear el precio al “muertero”.

Precio de muerte
Nicolás González es el enterrador oficial en Tepetongo. Y es también regidor del municipio. Cuando se mató Filimón Carlos le pidieron organizar unas pompas fúnebres de la categoría del difunto. El “muertero”, así le dicen a Nicolás, no tenía cajas de lujo y mandó traer una de Guadalajara. Y consiguió cirios aromáticos. Y muchas flores. Sinforiano le habría preguntado, durante el velorio, por el costo de la caja. Y al escuchar 40 mil pesos casi se cae muerto también él. “Recoge tu féretro y llévatelo”, le habría dicho al “muertero”.


No es para tanto
Total, que la factura por las exequias fue de 82 mil pesos. Sinforiano advirtió a Nicolás que esa suma no la pagaría el municipio ni de broma. El “muertero” hizo cuentas, quitó su ganancia y la redujo a “los puros costos”: 42 mil pesos. Aún así, el ayuntamiento se negó a pagar. “Filimón -le habrían dicho a Nicolás- fue un gran hombre, sin duda. Pero de eso a pagar 42 mil pesos por su entierro…”.

Alma en pena
Hace días, Nicolás González tuvo oportunidad de hablar con Miguel Alonso. Y pa’ pronto se la soltó: “No me quieren pagar. El alma de Filimón no puede descansar en paz”. “¡Qué barbaridad!”, habría dicho el gobernador. Y ordenó a Javier Mendoza, director de Atención Ciudadana, cubrir los 42 mil pesos al “muertero”. Sin embargo, hasta ayer el alma de Filimón seguía en pena.

Cayó en la trampa
Benjamín Medrano es aguzado y está trabajando bien, reconoce la bravísima perredista Guadalupe Hernández. Empero, advierte, le está ganando el hígado. A juicio de Lupita, Benjamín está cayendo redondito en las trampas de Ricardo y David Monreal que son como el mismísimo chamuco.

Malas intenciones
Guillermo Huizar concluyó su investigación en la Dirección de Tránsito y Vialidad. Una de las conclusiones a las que llegó el secretario de la Función Pública, relativa a una de las muchas acusaciones contra Agustín Jaime Ortiz, es que éste no cobraba rentas por las delegaciones municipales… pero tenía intención de hacerlo.


Buenos para pedir
Rafael Flores y Héctor Bernal, como alcaldes de Guadalupe y Ojocaliente, fueron los “reyes del sablazo”. Es decir, fueron los munícipes que más dinero pidieron prestado a la banca comercial, según los Indicadores macroeconómicos que elabora Enedina Velázquez para el gobierno de Miguel Alonso.

Solo 16 municipios

Al 30 de septiembre de 2013, consigna el reporte, la deuda pública de los municipios de Zacatecas ascendía a 126.5 millones de pesos, solo con la banca privada. Y fue contratada sólo por 16 ayuntamientos. Guadalupe, de los perredistas Rafael Flores y Gilberto Álvarez, acumula 26.5% y Ojocaliente, del priísta Bernal, 22.7 por ciento.


Mala facha
Políticos y empresarios de Jerez quieren hacer una cooperacha para comprarle traje, camisa y corbata al alcalde Pepe Pasteles. “Ni Andrés Bermúdez, El Rey del Tomate, andaba tan fachoso”, critican los criticones. Y es que José Manuel Viramontes se presentó con pantalón vaquero de mezclilla y un chaleco “Michelin”, y creen que sin bañarse, a su informe de los 100 días, en el teatro Hinojosa.


Salió caro
Tiene su explicación que Pepe Pasteles descuide su aspecto personal, dicen sus amigos panistas. Su consejero de cabecera es el perredista Manuel Espartaco Gómez García, sobrino de Amalia García. Explican que “compró” al exregidor de Guadalupe porque la exgobernadora le prometió ayudarle a bajar recursos federales para Jerez.


Las licuadoras
Del equipo de Pepe Pasteles también la síndico Margarita Berumen Acuña y su “parche” -siempre la trae pegada- Gabriela Alcalde, se han ganado muchas críticas. “Son como las licuadoras -dicen los panistas del equipo del alcalde- solo sirven para moler”.
Tags