×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Porque el Dalai Lama se reúne con el Obispo de Zacatecas? José Manuel Félix Chacón
José Manuel Félix Chacón 15-10-2013 22:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Esta reunión se desarrolla en el contexto de un mundo estupendo y a la vez dramático. Un mundo asombrado por el vertiginoso, y a veces ambivalente, desarrollo científico y tecnológico. Un mundo que da muestras de solidaridad, pero que con frecuencia parece tener por prioridad la productividad, el comercio y la economía, afectando así a muchas personas, pueblos y al medio ambiente. Un mundo cada vez más comunicado, en el que sin embargo, no pocos se sienten decepcionados por algunos sistemas y propuestas, incluso religiosas, que, además de no estar respaldadas por una coherencia de vida, no han contribuido eficazmente a la promoción de una vida mejor para todos. Un mundo que mira con estupor, y a veces con indiferencia, el sufrimiento, la injusticia, la miseria y la violencia que aqueja a muchas personas y pueblos.

Ante esta realidad, cabe la pregunta: ¿Es actual hablar de Dios y de las realidades espirituales? ¿Tiene sentido? ¿Puede resultar importante para los hombres y mujeres de hoy? Si vemos con profundidad, nos daremos cuenta que en esta época estupenda y dramática que nos ha tocado vivir, el ser humano, al igual que en el pasado, sigue buscando algo más. Lo demuestran tantas obras buenas, muchas de ellas silenciosas, pero eficaces.

Sí, la gente busca algo grande que responda a sus preguntas; algo grande, capaz de llenar su vida y de darle sentido; algo grande, que pueda ofrecerle una vida plena sin final. Y es aquí donde las religiones y tradiciones espirituales ofrecen un servicio invaluable a la humanidad; una contribución al deseo humano más profundo y universal: la felicidad.

Es por eso que la visita del Dalai Lama, es una respuesta a esta necesidad de dialogo, como ha quedado plasmado en los distintos encuentros que este líder mundial ha sostenido con los sumos pontífices Paulo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y los gestos de cercanía con el Papa Francisco, que ha definido a la Iglesia Católica como “Casa de la armonía… Una gran orquesta que sabe integrar la diversidad de cada elemento en la armonía de una sinfonía.

Un momento muy importante en este camino de diálogo y colaboración, tuvo lugar en el año 2002, en el que representantes de muchas religiones y tradiciones espirituales se reunieron en Asís, manifestando “que el impulso sincero de la oración no lleva a la contraposición y menos aún al desprecio del otro, sino más bien a un diálogo constructivo, en el que cada uno, sin condescender con el relativismo ni con el sincretismo, toma mayor conciencia del deber del testimonio y del anuncio”.

Con esta convicción, se comprometieron a educar a las personas en el respeto y la estima recíprocos, a promover la cultura del diálogo, a defender el derecho de toda persona a una existencia digna según su identidad cultural y a formar libremente su propia familia.
 
Tags