×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Ordena obispo a dos sacerdotes fresnillenses
Francisco Vargas 04-08-2014 19:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Francisco Vargas / A la celebración religiosa asistieron los sacerdotes de las diversas iglesias de la cabecera municipal.
Francisco Vargas / Los nuevos presbíteros se pusieron el habito con ayuda de su familia.
Francisco Vargas / Recibió la eucaristía por primera vez como siervo de Dios.
Francisco Vargas / Momento en que Enrique y Marcos son ungidos como sacerdotes.
Francisco Vargas / Dieron la comunión por primera vez como sacerdotes a sus seres queridos.
Francisco Vargas / En este importante paso de sus vidas, estuvieron cerca de sus familias.
Francisco Vargas / Enrique Santiago y Marcos Erick encomendaron su vida al Señor.
Francisco Vargas / El obispo Sigifredo Noriega Barceló pidió a los ordenados orar, amar y ser compasivos.
Ante decenas de asistentes, el obispo de la diócesis de Zacatecas, Sigifredo Noriega Barceló, ordenó sacerdotes a dos fresnillenses, Enrique Santiago Jiménez González y Marcos Erick Ramos Guardado.

Tras recibir este sacramento, Enrique Santiago será sacerdote en la parroquia San Antonio, en Jalpa. Mientras que Marcos Erick, en la comunidad Rancho Grande.

Noriega Barceló celebró la orden sacerdotal y el interés de los jóvenes fresnillenses que a partir de ahora tienen un compromiso más grande con Dios.

“Ser sacerdotes es estar ahí, no evadirse del mundo, sal y haz el camino. El mundo requiere sacerdotes compasivos”, dijo el obispo de la diócesis de Zacatecas.

Durante la ceremonia que se realizó en la parroquia de Nuestra Señora de La Purificación, familiares y amigos de los ordenados los acompañaron en todo momento y les dieron su apoyo en esta nueva etapa que comienzan.

Los candidatos se postraron en el suelo en señal de humildad y súplica, mientras los presentes cantaron la letanía de los santos para pedir por los ordenados.

Después, el obispo impuso sus manos en la cabeza de los dos fresnillenses para que el Espíritu Santo descendiera por medio del sacramento a los ordenados.

Tras la oración consagratoria, los ya sacerdotes cambiaron de hábito y el obispo anunció con alegría las parroquias a donde servirán los dos fresnillenses.

Entre lágrimas y sonrisas, los familiares de Enrique y Marcos, los ayudaron en el cambio, pues ya eran sacerdotes.
Tags