×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted, ¿ha presenciado algún delito?

Pensamientos para los maestros Aquiles González Navarro
Aquiles González Navarro 15-05-2014 22:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Con gratitud, a los maestros: Jesús Gutiérrez Vázquez y Uriel Márquez Valerio.

Alguna vez escuché decir al maestro de la UNAM y destacado civilista, Raúl Ortiz Urquidi, sobre la diferencia entre maestro y profesor. El maestro forja discípulos que lo siguen por siempre, en tanto conserve sus ideales y su ejemplo sea muestra de méritos y de vida.

El profesor tiene alumnos que le son asignados y duran el tiempo que constituye el ciclo escolar.
El maestro instruye y enseña valores éticos y laicos. El profesor solo instruye.

Por el Día del Maestro y por gratitud y reconocimiento para los que instruyen, forjan en valores y luchan incluso en las calles por la esperanza de un México mejor para los jóvenes, ofrezco una breve selección de pensamientos, de fragmentos dedicados precisamente a los educadores.

De José Martí:
"Educar es dar al hombre las llaves del mundo, que son la independencia y el amor, y prepararle las fuerzas para que lo recorra por sí, con el paso alegre de los hombres naturales y libres".

De José Carlos Mariátegui:
"La mala calidad de la educación expresa la despreocupación del Estado y su miedo no confesado de que los sectores marginados y subordinados de la sociedad empiecen a pensar por sus propios medios".

De Simón Rodríguez:
"Por querer enseñar más de lo que todos aprenden, pocos me han entendido, muchos me han despreciado y algunos se han tomado el trabajo de perseguirme".

De Eduardo Galeano, en Las locuras de Simón.
"Hoy nació en Caracas, en 1769, Simón Rodríguez. La Iglesia lo bautizó como párvulo expósito, hijo de nadie, pero fue el más cuerdo hijo de la América hispánica".

"En castigo de su cordura, lo llamaban El Loco. Él decía que nuestros países no son libres, aunque tengan himno y bandera, porque libres son quienes crean, no quienes copian, y libres son quienes piensan, no quienes obedecen. Enseñar, decía El Loco, es enseñar a dudar".

De José Ingenieros:
"Cuando los pueblos se domestican y callan, los grandes forjadores de ideales levantan su voz. Una ciencia, un arte, un país, una raza, estremecidos con su eco, pueden salir de su cauce habitual. El genio es un guión que pone el destino entre dos párrafos de la historia".

Del poeta michoacano Jesús Sansón Flores:
"¡Maestro…! El que los rasgos inseguros de los niños conduce a rumbos fijos, el que lima los sueños más impuros y hace de los demonios crucifijos".

El que lleva a caminos menos duros y a senderos del bien menos prolijos y en el aula -ceñida en cuatro muros- reparte el corazón a muchos hijos".

"El que desde un banquillo, incomprendido ha de rendirle cuentas al olvido en esta zafia sociedad ingrata, que corona de espinas al que sueña, le lanza escupitajos al que enseña y erige pedestales al que mata".
Tags