×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Referencias
Plantón en el HGZ 
Ricardo Gómez Moreno 13-05-2014 22:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




La Sección 39 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSA) mantiene desde el 8 de mayo, en el Hospital General de Zacatecas, un plantón de 300 trabajadores -según su secretaria general, Norma Angélica Castorena Berrelleza- el cual continuará con acciones “más radicales”, hasta lograr un objetivo planteado hace cuatro años.

¿Lo que persiguen con tanto empeño es el abasto completo y permanente del cuadro básico de medicamentos? ¿Más y mejor capacitación para doctores, enfermeras, personal técnico y administrativo? ¿Modernización de aparatos e instrumental médico, instalaciones hospitalarias superiores, laboratorios con mayor capacidad?

¿Basificaciones, cumplimiento de contratos laborales, elevación salarial, superación de prestaciones económicas y sociales? ¿Más facilidades para asistir a cursos académicos, posgrados y especializaciones?

No. La dirigente sindical quiere algo simple: que renuncie el director del hospital.

Para lograrlo habrá marchas y paros laborales, “sin afectar el buen servicio”. Todo lo que sea necesario para que el gobernador Miguel Alonso Reyes cese al director, advierte Castorena Berrelleza.
¿Por qué tanto empeño en la renuncia?

Porque según un desplegado publicado ayer en la prensa, el director -un muy prestigiado y reconocido neurocirujano- ejerce “hostigamiento, trato despótico y prepotente” con los trabajadores, además de tener “mala administración, trato inadecuado, dictatorial hacia los trabajadores y solicitantes del servicio”.
El lunes, ante la prensa, la lideresa acusó al director de “dar de alta a pacientes según su criterio, hacer diagnósticos fuera de su especialidad; en general, de no actuar con profesionalismo”.

Las acusaciones, se aprecia, pecan de subjetividad. La voz de cualquier director exigente e intolerante con la desobediencia, la lentitud y la ineficiencia puede ser calificada de prepotencia, arrogancia y autoritarismo.

Ciertamente, administrar un nosocomio de primera, como reconocidamente es el Hospital General de Zacatecas, requiere un dirigente que además de comprobada capacidad, experiencia y trayectoria, sea con sus subordinados exigente al 100 por ciento.

El Hospital General de Zacatecas ya alcanzó niveles óptimos de funcionamiento y su calidad es tal que gente capaz de pagar servicios privados carísimos, nacionales o extranjeros, prefiere los de una institución que ya es orgullo de Zacatecas y quinto entre los mejores hospitales públicos fuera del Distrito Federal.

Si algún trabajador ha sido víctima de acoso laboral; si hubiera casos de negligencia médica, existen normas e instituciones para juzgar. Antes que paros y protestas que causan pérdida de tiempo, distraen al personal y dañan el servicio, convendrá que los trabajadores transiten las vías institucionales, incluso la de una asamblea sindical que decida democráticamente y no bajo consignas sospechosas.

Por cierto, José de Jesús Reyes Ruiz Bustamante es uno de los pocos altos funcionarios del gobierno estatal que no pertenece al PRI. Es destacado miembro del PRD.
Tags