×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted, ¿ha presenciado algún delito?

Periferia
Prácticas sociales y metodología militar
Eric Nava Muñoz. 06-02-2014 23:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / David Petraeus en la celebración del Día de la Armada Iraquí.
En los Estados Unidos el presupuesto militar es de 683 mil millones de dólares; el financiamiento público para las artes apenas llega a 706 millones.

Comparar ambas actividades puede parecer extraño: la primera tiene objetivos que se consiguen a partir de la violencia y bajo una fuerte estructura jerárquica, mientras que la segunda, cuando toma la forma de prácticas de intervención social, privilegia la convivencia y la libertad individual.

Sin embargo, el curador Nato Thompson lo hace con la intención de mostrar que la producción cultural no es un territorio exclusivo de las artes: conocer e influir en las personas resulta crucial para impulsar cambios sociales y alterar los equilibrios de poder.

El ejército de los Estados Unidos resulta seductor y repulsivo por su violencia grandilocuente, dice Thompson en el artículo Prácticas Sociales y Metodología Militar, publicado en la revista virtual e-flux, en septiembre del año pasado, sin embargo, es un buen ejemplo para analizar la forma en que operan las técnicas de manipulación cultural y política.

Hacia el año 2005, la invasión norteamericana en Irak era un caos. La estrategia violencia extrema que pretendía aplastar al adversario se encontró con el problema de no poder definir quién era el enemigo.

Excepto en Mosul, a cargo del general David Petraeus, la ciudad se había convertido en el único lugar donde se había logrado un avance en la reconstrucción de la infraestructura y el tejido social y económico que, paradójicamente, la invasión destruyó.

El Ejército ya no derribó casas, dejó de asesinar para dedicarse a transformar la percepción popular.

Tocaban puertas para presentarse: el soldado invasor tenía ahora un nombre; los habitantes tenían una identidad.

Los soldados bajo el mando de Petraeus caminaban por la ciudad, como Baudelaire. No eran flaneurs, pero se dejaban llevar por el ritmo local.

Petraeus colaboró en la redacción del Manual de Campo 3-24. Es un manual e contra-insurgencia que compendia libros sobre guerra (Sun Tzu, Mao Tse-tung, Galula), y también sobre los usos de la cultura (Gransci, Alinsky, Freire).

Es un libro sobre cómo construir un estado no sólo el uso de la fuerza, sino a partir del cambio de actitudes de la gente usando narrativas para promover ideologías.

Aunque para los poderes políticos y militares las narrativas identitarias de los pueblos invadidos representan una amenaza, quienes redactaron el manual estaban conscientes de su poder.

Si la gente es el centro de gravedad en un conflicto armado, como suelen decir los estrategas de la contra-insurgencia, el creciente interés de los artistas y activistas por incursionar en el cambio de actitudes de las comunidades es un guiño a las metodologías militares.

El propio Thompson llega a la conclusión de que dar significado a la vida de las personas implica la construcción de un nuevo mundo, no importa si se es un activista, mercadólogo, artista o soldado.
Coordinador del Muno
Tags