×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Foro Joven
Procurador por nueve años
José Napoleón García 12-06-2014 22:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




un día el presidente Gustavo Díaz Ordaz dijo: “Sí Napoleón Bonaparte hubiese tenido la prensa que México tiene, hubiese sido emperador de Francia toda su vida, pues los franceses jamás hubiesen sabido de su derrota en Waterloo”.

México no ha cambiado, ni ha aprendido de las viejas prácticas priístas, hoy nuevamente nos ha pasado desapercibida la reforma al artículo 102, apartado A de la Constitución, de tal forma que la Procuraduría General de la República pasa a convertirse en una Fiscalía General.

Una vez más los ojos del mundo y de los que “informan” voltearon a ver a otro lado, dejando que ellos, los políticos hagan lo suyo sin problemas ni contratiempos.

Esta reforma dotaría de autonomía a la transformada procuraduría dotándola de personalidad jurídica y de patrimonios propios. El primer fiscal será aquel que funja como procurador minutos antes de que entre en vigor esta reforma y cada fiscal tendrá un periodo de nueve años.

Hay pros y contras en esta reforma por un lado el tener una fiscalía desligada de los procesos políticos permite que las investigaciones judiciales sean más libres, pero esa libertad con que se facultará, siempre en exceso puede convertirse en un libertinaje y en un abuso de poder.

El problema con la justicia en México es que no se juzga al que es político, al que es amigo o compadre, la libertad y la inocencia tienen un precio medido en influencias y en riquezas y muchas veces el que tendría que ser juez también es parte en los delitos cometidos.

En México según datos del INEGI más del 90% de los delitos no se denunció en 2012.

El nuevo Fiscal no va a ser elegido directamente por la voz del pueblo, sin lugar a duda es un buen tema para analizar y actuar, es importante estar abiertos al dialogo, no cerrarnos en la natural desconfianza al gobierno, pero también es necesario estar correctamente informados de lo que se está haciendo con las leyes.

Al final quien tomará la decisión de si aplicar o no, esta reforma debe de ser y será la voz y las necesidades de la sociedad mexicana.

Los ciudadanos somos al final los que decidimos, pero si los ciudadanos no asumimos nuestra responsabilidad de decidir y de expresar nuestra decisión es seguro que alguien más tomará las decisiones por nosotros.
Tags