×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Perspectivas
Pues la economía no funciona 
Luis Enrique Mercado 26-10-2014 20:59 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




El próximo 21 de noviembre el INEGI dará a conocer la evolución de la economía mexicana en el tercer trimestre de este año y es probable que veamos una nueva corrección en las estimaciones de la evolución económica por parte de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, porque las noticias no son buenas.

El dato más reciente sobre la economía, el llamado Indicador Global de la Actividad Económica dice que en agosto se registró una caída de 0.17% respecto a julio y que si se ve el desglose el problema aumenta: las actividades primarias, es decir, el campo, cayeron 0.4%; las secundarias, es decir, la industria, bajaron 0.37% y las terciarias, es decir, los servicios, cayeron 0.24%.

Lo que esto quiere decir en cristiano es sencillamente que esta economía no está funcionando; que la ansiada recuperación no existe y que por segundo año consecutivo, habrá una gran decepción, que ya viven carne propia la mayor parte de las empresas.

La SHCP se aferra a datos comparados con el año pasado. Y los datos son ciertos. El mencionado Indicador Global creció en agosto 1.3% respecto a agosto del año pasado y el desglose también señala que por actividades las cifras también son positivas.

Sin embargo, un crecimiento de 1.3% respecto al año pasado es algo muy lejano del 2.7% que Hacienda insiste crecerá la economía este año.

Hay que recordar que el pronóstico inicial de la SHCP para este año decía que el crecimiento llegaría a 3.9% aunque después de los datos al segundo trimestre hubo una nueva estimación, hasta 2.7%.

Pero la realidad es que Hacienda está sola en ese nuevo pronóstico. Tanto los analistas privados mexicanos como alguna instancias internacionales, Fondo Monetario, por ejemplo, ubican el crecimiento de la economía mexicana en 2.3% y es probable que ni siquiera se alcance esa cifra, cuando lo que vemos son crecimientos abajo del 2% en todos los casos.

Es verdad que en este 2014 la economía ha estado ligeramente mejor que el año pasado. El problema es que estar ligeramente mejor que 2013 no es algo para echar las campanas al vuelo porque apenas se creció 1.1%; si se crece al doble se llegaría a un lamentable 2.2%.

Las autoridades insisten en que las reformas estructurales dinamizarán a la economía mexicana y sin duda es verdad; pero eso sucederá hasta finales del sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.
Mientras eso ocurre no es lógico que el país crezca por abajo del potencial natural de la economía y por debajo de la tendencia histórica.

Durante los últimos años del gobierno priísta la economía mexicana creció poco más del 2% promedio anual y durante los 12 años de los gobiernos panistas creció poco menos del 2% promedio anual.

Si este año la economía mexicana creciera 2.7% como dice Hacienda, el promedio de crecimiento del presidente Peña Nieto sería como el promedio de los panistas.

La realidad es que hay una enorme torpeza en el manejo económico de corto plazo: a una reforma tributaria errónea que golpeó con severidad fuentes de crecimiento se debe sumar un burocratismo feroz y la falta de una estrategia para hacer crecer la economía en el corto y mediano plazos antes de que maduren las reformas estructurales.

Lo peor del caso es que mencionar a Estados Unidos como la razón del bajo crecimiento ya no sirve porque la economía de ese país está creciendo más que la economía mexicana.

El gobierno necesita preocuparse por el crecimiento ahora y dejar de usar el argumento de que ahora no se crece, pero que mañana sí, debido a las reforma estructurales, porque mientras eso sucede, muchos negocios están boqueando y muchos mexicanos no tienen oportunidades para mejorar su nivel de vida.

Hasta el próximo lunes con nuevas… Perspectivas. 
Tags