×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



La ruta de la fe
Receta el Papa Francisco la “cariñoterapia” 
Redacción 14-02-2016 23:52 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Archivo / El papa saludó a los pequeños enfermos con un beso o una caricia..
Archivo / Un momento conmovedor fue cuando una paciente le cantó el Ave María.
Archivo / La gente lo saludaba en su camino al hospital.
Archivo / Administró una vacuna a un niño.
Archivo / Los menores mostraron su emoción por la visita.
Archivo / Religiosas de diversas congregaciones aguardaban el paso del Papa.
CIUDAD DE MÉXICO.- Las sonrisas prevalecieron entre los pequeños pacientes que son atendidos en el Hospital Infantil “Federico Gómez”: Bendiciones, relicarios, selfies, saludos.

El Papa Francisco brindó un momento de tranquilidad espiritual y unas palabras de aliento a estos menores y sus familiares.

“Agradezco a Dios la oportunidad de poder venir a visitarlos en este hospital”, señaló.

En su mensaje a los pequeños y después de agradecer el trabajo que hacen en el hospital, subrayó la importancia de la “cariñoterapia” junto con las medicinas para sanar a los niños. Es “tan importante la cariñoterapia, tan importante... A veces una caricia ayuda tanto a recuperarse”, dijo.

También el Papa Francisco tuvo su particular San Valentín. Una niña del hospital pediátrico le entregó una tarjeta con un corazón.

“¿La hiciste vos?”, le preguntó el Pontífice. La pequeña, en silla de ruedas, asintió. “Gracias”, contestó Francisco.

Otra paciente le dedicó una delicadísima interpretación del Ave Maria, tras la cual el Papa, visiblemente conmovido, le dio un beso y la bendijo.

Francisco fue saludando a los niños de beso o con una caricia en sus cabezas a los más mayores, o parándose a hablar con ellos. Algunos llevaban mascarillas, otros posaban para hacerse un autoretrato con el Pontífice, que accedía a todas las peticiones.

El Sumo Pontífice dijo que “hay un pedacito en el Evangelio que nos cuenta la vida de Jesús cuando era niño. Jesús era bien pequeñito. Un día los papás José y María lo llevaron al Templo para presentárselo a Dios”.

Agregó: “Así se encuentran con un anciano llamado Simeón que lo toma en brazos y bendice a Dios.Ver al niño Jesús provocó en él dos cosas: sentimiento de agradecimiento y ganas de bendecir”.

El Papa indicó que “Simeón es el ‘abuelo’ que nos enseña esas dos actitudes fundamentales: la de agradecer y bendecir”.

Dijo que en el Hospital Infantil de México -y no sólo por la edad- “me siento muy cercano a estas dos enseñanzas de Simeón”.

Confesó que al momento de cruzar la puerta del hospital y “ver sus ojos, sonrisas, rostros generó ganas de dar gracias”.

“Gracias por el cariño que tienen en recibirme; por ver el cariño con que se los cuida y acompaña. Gracias por el esfuerzo de tantos que hacen lo mejor para que puedan recuperarse rápido. Es tan importante sentirse cuidados, acompañados, queridos y saber que están buscando la mejor manera de cuidarnos”, expresó.

Arranca campaña de vacunación

El Papa Francisco no se limitó el domingo a tener un papel religioso e intentó contribuir también a la salud pública del país.

Durante su visita en el hospital, el Pontífice dio una dosis tomada de una vacuna contra la poliomielitis a un niño, con lo cual arrancó la campaña nacional contra la enfermedad en el país, dijo su portavoz, el Padre Federico Lombardi.

--”¡Trágalo!”, le dijo Francisco al pequeño, según aseguró el vocero.

“El Papa dio su contribución a esta campaña muy importante por la sanidad pública”, añadió Lombardi.

Con información de Excélsior y AP