×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Usted, ¿dónde aprendió a conducir?

Participación ciudadana en una democracia directa 
Manuel Menchaca Guerrero 16-10-2013 21:53 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




En años recientes se ha contemplado la posibilidad de implementar un mayor grado de participación de la sociedad en su conjunto en los temas de interés nacional, a través de reformas al marco constitucional y legal.

Se considera que, de este modo, la población en su mayoría no seguirá delegando en su totalidad las funciones de decisión al gobierno e irá asumiendo en cierto grado la responsabilidad y el derecho de involucrarse en las decisiones, ya sean de carácter político, jurídico o económico que puedan beneficiar al país.

El objetivo es que el pueblo participe de manera continua en el ejercicio directo del poder, ya que la cooperación entre gobierno y sociedad civil es fundamental para que pueda existir la participación de la ciudadanía.

Una participación ciudadana, expresada a través de los plebiscitos, que permiten que los ciudadanos decidan entre aceptar o rechazar una propuesta que concierne a la soberanía.

Es decir, una resolución tomada por todos los habitantes de un país a pluralidad de votos para legitimar algo; así como a través del referéndum, mecanismo de participación directa mediante el cual la ciudadanía manifiesta su aprobación o rechazo previo a una decisión del gobierno; o bien, a través de la iniciativa popular identificada como “el derecho que se le confiere al pueblo para hacer propuestas de ley al Poder Legislativo y que consiste en la transmisión de la potestad de iniciar el procedimiento de revisión constitucional o de formación de la ley formal, a una determinada fracción del cuerpo electoral”, es decir, “es el procedimiento que permite a los votantes proponer una modificación legislativa o una enmienda constitucional”.

Con estos conceptos se origina todo un régimen de participación directa de la ciudadanía, conformado a su vez en un sistema democrático avanzado, siendo este de mayor auge en aquellos países, donde la democracia directa se presenta en las decisiones más relevantes de un país.

He aquí una forma más evolucionada de hacer política, ya que existe un compromiso, no sólo de la parte gubernamental para hacer las cosas de manera correcta, sino que la sociedad en su conjunto está más concientizada de formar parte activa en los diversos asuntos políticos de interés común, que se estén consultando en su comunidad.

La idea de una democracia directa siempre va a plantear compromisos más fortalecidos de ambas partes, tanto de la clase política como de los gobernados; sin embargo, también se sabe que para su real instauración en un sistema determinado, habrán de pasar diversos periodos de prueba y ajustes, pero siempre al final, se considera es más conveniente que el pueblo en general participe de cuestiones que le incumben y afectan directamente como población.

*Vocal de Organización Electoral 03 Junta Distrital Ejecutiva del IFE en Zacatecas
Tags