×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Reconquistar el gobierno representativo
Juan Francisco del Real Sánchez 28-05-2014 21:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




En los procesos de reformas electorales se plantean nuevos mecanismos democráticos que buscan acercar a la ciudadanía a la toma de decisiones públicas, si el gobierno representativo se entiende como el sistema en el que los cargos o roles políticos protagónicos son cubiertos por personas que han sido elegidas por sus conciudadanos para que los ejerzan en su representación, a través de procesos de votación que deben asegurar el cumplimiento, sin tergiversaciones, de la voluntad ciudadana, habrá entonces que utilizar mecanismos democráticos que ayuden a reconquistar el gobierno representativo.

La consulta popular, referéndum, plebiscito, iniciativa ciudadana, presupuestos participativos, glosa ciudadana, elección popular de síndicos y regidores, entre muchas otras herramientas democráticas, buscan actualizar, pero, sobre todo, acercar a los representantes en el gobierno con sus electores, replantear la representación con una mayor intervención ciudadana.

Uno de los autores que hablaba ya sobre estos temas a principios del siglo pasado, es el poco conocido como académico, pero reconocido como político, Woodrow Wilson vigésimo octavo presidente de los Estados Unidos de América, quien logró encaminar sus ideales en la práctica proponiendo, ya desde entonces estos mecanismos.

El expresidente y académico de la Universidad de Princeton consideraba como instituciones renovadoras de la democracia, a la iniciativa, el referéndum, o la revocación de funcionarios y representantes. Dice: “Y no es que se trate de cambiar al régimen representativo por el llamado directo. Los defensores de esas reformas han declarado siempre que no tratan de sustituir el gobierno representativo, sino de reconquistarlo. Implican esas medidas precauciones estimulantes de democracia; para que el gobierno específico no se duerma, ni monopolice las funciones que en esencia son de la comunidad”.

Utilizar estos instrumentos democráticos hace que la toma de decisiones venga con un alto grado de legitimidad, por un lado, se genera la presión para la clase política de acatar y actuar; por el otro, el compromiso ciudadano con la decisión tomada, lo cual genera certidumbre, paz social e interés en los asuntos públicos.

Si se sigue promoviendo estos mecanismos que incluyen una mayor participación política, de hombres y mujeres independientemente del estrato social, escolaridad, o profesión; se considera que habrá mejores ciudadanos que serán juiciosos, responsables, respetuosos y solidarios, pero únicamente si se les da la oportunidad de serlo mediante su implicación en diversos foros políticos de deliberación y decisión. Y cuantos más ciudadanos estén implicados en ese proceso, mayor será la fortaleza de la democracia, mayor será su legitimidad, e, igualmente, mayor será su capacidad para controlar al gobierno e impedir sus abusos.

Nos dice el mismo Woodrow Wilson: “La historia de la libertad es la de la lucha por limitar el poder del gobierno”.
Tags