×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



REFERENCIAS Fin de semana 
Ricardo Gómez Moreno 08-10-2013 22:10 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




El fin de semana, propicio para lecturas amplias y sin apresuramientos, trajo en los diarios noticias que incitan al comentario, aun siendo ingratas.

Un periódico nacional informó en su primera plana que el Senado gastó entre 2002 y 2012 más de un millón de pesos en “inmortalizar” en pinturas el rostro de por lo menos 49 legisladores del PRI y del PAN.

Algunos retratados son Enrique Jackson, Manlio Fabio Beltrones, Joaquín Gamboa Pascoe, Fernando Ortiz Arana, Diego Fernández de Cevallos, Santiago Creel y Gustavo Madero.

Solo poner en tela a Beltrones y Santiago Creel costó 116 mil pesos, según información de la Relación de Obras de Arte y Objetos Ornamentales del Senado.

Es indignante la desvergüenza de esos señores que en su absurda idolatría desperdician el dinero de nuestros impuestos.

Esta otra información también causa desazón. Según la Comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, en su revisión del presupuesto enviado por el Ejecutivo federal halló que las ciudades Patrimonio de la Humanidad –Zacatecas es una de ellas— recibirán menos apoyo porque de los 300 millones de pesos que les destinaron este año, en el próximo solo recibirán 150 millones.

El recorte a la cultura es tremendo: casi 4 mil millones de pesos. Así, Educal, que impulsa la lectura en el país, recibirá solo 54.63 millones de pesos, cuando este año ejerció 64.6 millones. Educación y cultura no son prioridades del gobierno federal.

En Zacatecas se realizó el Foro Iberoamericano de la Lengua Española, que en su acto culminante tuvo a dos grandes del periodismo: Beatriz Pagés Rebollar y René Avilés Fabila, literato y renombrado maestro, forjador de prestigiosos comunicadores y escritores. Lástima que el público asistente escaseó.

Lo lamentable fue que el discurso de clausura haya correspondido a Belisario Betancur, aquel presidente que en 1985 fue responsable de la muerte de un centenar de personas en el llamado Holocausto de la Justicia, cuando a sangre y fuego el ejército y la policía entraron al Palacio de Justicia de Colombia para desalojar a una célula guerrillera del M-19 que incursionó para exigir un proceso político contra Betancur por incumplir acuerdos de paz.

Al día siguiente, luego de 27 horas de combate y el incendio del edificio, en la lista de muertos se contaron 12 magistrados, 32 civiles, 11 miembros de las fuerzas armadas, 33 guerrilleros, y 12 desaparecidos.

Hace pocos días, a 28 años de la tragedia, el poeta derechista, ahora nacionalizado español, pidió perdón por su criminal error.

En nuestro teatro Fernando Calderón, lejos de voces que pudieran abuchearlo, en el discurso de clausura, alardeó de haber sido el último embajador reconocido por el dictador español Francisco Franco. ¡Cuánto cinismo!

 
Tags