×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El Buen Comer
Restaurante Tenamaxtle
Lucía López 05-03-2014 22:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Cortesía / Las deliciosas enchiladas verdes.
Tenamaxtle es el rey de los caxcanes y significa “piedra donde nace el fuego”.

Este es el nombre que adopta el restaurante más visitado del estado de Zacatecas, que, según informes tan solo en 2013, atendió a 67 mil comensales entre visitantes y asistentes a convenciones.

Tenamaxtle forma parte de los atractivos del centro recreativo de aguas termales Paraíso Caxcán, en San Miguel, Apozol, a orillas del río Juchipila.

Desde 1989 durante el periodo de gobierno de Genaro Borrego Estrada y por iniciativa de éste se abrió al público y conserva desde entonces su estilo de comida regional mexicana.

El chef Joel Perea es quien lidera esta titánica cocina desde hace 15 años, respaldado, por un gran equipo de trabajo, en su mayoría mujeres entregadas y trabajadoras.

Su experiencia es de 30 años en servicio, sus primeros 15 años fueron en la Cadena Hotelera Aristos, laborando en Zacatecas, Hidalgo y Distrito Federal, al lado de reconocidos chefs como John y Gregorio Carrillo.

Como responsable de cocina, en este arte tan delicado como suculento, está Elia González Padilla, quien ha escalado todos y cada uno de los puestos, y desde hace 14 años es gerente de Alimentos y bebidas, siendo una de las pioneras con 27 años de servicio en el lugar.

La comida se distingue por platos deliciosos, como las enchiladas suizas, verdes y rojas, que son de los platillos más cotizados o unos huevos Tenamaxtle, montados sobre gordita frita de maíz y bañados con salsa ranchera, decorados con chile poblano asado y aguacate, exquisitos.

En nuestra visita comenzamos el desayuno con un refrescante jugo vigorizante de guayaba con agua mineral, seguimos con una ensalada de frutas de la estación y continuamos con un omelet de jamón y queso.

Cabe citar la descripción de Isabel Allende, quien explica la forma más noble de preparar los huevos para un encuentro erótico, es también la más clásica y simple: una omelet, es decir una manera elegante y francesa de servir huevos revueltos con innumerables variantes, desde hierbas del jardín y especias, hasta verduras y carne picadas.

Para una buena omelet se necesita un sartén de hierro grueso, donde los huevos se cocinan parejos y después se desprendan sin dolor.

Así los platillos tienen cada uno su encanto, preparados al estilo de Tenamaxtle, que cuida cada detalle de calidad y sabor para deleitar a sus visitantes.

Si usted quiere tener una experiencia única, entre platillos deliciosos, aguas termales, cerros majestuosos y un clima caluroso visite Tenamaxtle, que da servicio los 365 días del año.

 
Tags