×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿A que le debe de dar prioridad el patronato de la Fenaza?

Reviven su amor en bodas de oro
Alejandro Castañeda 20-08-2014 21:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Miguel Correa / Uno de los momentos más emotivos fue el vals, pues los invitados aplaudieron a los esposos.
Miguel Correa / Martha Belén y Juan Pablo.
Miguel Correa / El pastel tenía las iniciales de los enamorados.
Miguel Correa / La familia López Portillo, reunida para acompañar a la feliz pareja.
Miguel Correa / Mercdes, Carlos, Cecilia, Antonio, Isabel, Juan, Minerva, Antonio, Beatriz y Reina.
Rodeados del cariño de sus seres queridos, Antonio Hurtado Jiménez y Beatriz Ramírez Necochea celebraron sus bodas de oro con una recepción en el Salón Conquistadores del Hotel Don Miguel.

Antes del festejo, el matrimonio acudió a la iglesia de San Felipe de la colonia La Loma, donde agradeció las bendiciones recibidas y la fortaleza que Dios les ha dado para conducir su familia y mantenerla unida.

Sus hijos, Antonio, Mercedes, Beatriz, Carlos y Laura, estuvieron presentes en la celebración, cuidando cada detalle para que fuera una noche inolvidable, como aquella primera vez que se casaron.

Además, llegaron grandes amistades del matrimonio de distintas ciudades del país, como Querétaro, el Distrito Federal, Durango, Monclova, Monterrey, Torreón e incluso de Barcelona, España.

Entre los invitados estuvo el procurador del estado, Arturo Nahle García.

En esta distinguida velada no podía faltar una deliciosa cena.

La entrada fue una crema de elote, seguida por un rib eye a la crema con verduras cocidas al vapor, y para los niños hamburguesa con papas.

La música corrió a cargo de la Tuna, de la Unidad de Ingeniería de la UNAM, con una tradición de 47 años y conformada por 12 músicos, los cuales deleitaron a los invitados.

El momento más emotivo fue cuando la pareja bailó el vals, ya que los presentes se volcaron en aplausos y hubo quien no pudo contener las lágrimas por tan bella estampa.

Un gran festejo fue el que se vivió y un bello ejemplo para creer en el amor eterno.
Tags