×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Salvador García y Ortega festeja con música amplia trayectoria
Alejandro Castañeda 17-08-2014 23:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Nallely de León / Otro motivo para celebrar fueron los 18 años de dirigir la Banda Sinfónica del Estado.
Nallely de León / Gustavo Salinas, Miguel Alonso y Sigifredo Noriega.
Nallely de León / El concierto inició con la Quinta Sinfonía de Beethoven.
Nallely de León / Jesús Martínez y Elsa Duarte disfrutaron la presentación.
Con un magno concierto en Plaza de Armas, Salvador García y Ortega celebró sus 55 años de trayectoria y 18 años de dirigir la Banda Sinfónica del Estado.

La pasión por la música la heredó de su padre, Juan Pablo García, quien lo invitó para suplir al músico Jesús Cano solo por dos meses; a su regreso él tendría que dejar la banda, pero eso no ocurrió.

García y Ortega recordó que su padre no quería que sus hijos fueran músicos, por la vida bohemia que llevaban y los lugares que concurrían, para tocar en bares o cabarets.

Sin embargo, un día decidió enseñarlo antes de ir a la escuela, por lo que a las 6 de la mañana ya tenía actividades de solfeo y otras tareas para poder partir a las 7:30 a la Normal Ávila Camacho.

Con satisfacción compartió con Imagen una de sus más bonitas anécdotas que marcaron su carrera.
“Un día, mi padre me dijo, ‘a ver chavolón chavolo, así me decía, yo voy a cantar y usted me va a dirigir … Y de ahí para el real me volví el subdirector de la banda¨, dice.

En la siguiente presentación, su padre ya no pudo asistir porque enfermó.

Al paso de los años, Salvador García y Ortega se ha llenado de logros y memorias que guarda con cariño.

Una de las más recientes fue la presentación en la Sala Nezahualcóyotl, de la UNAM, donde la Banda Sinfónica fue ovacionada por el público que abarrotó el lugar, de manera que esta experiencia la considera como su mayor logro como director.

Con seguridad, el destacado zacatecano dijo que cuando se tenga que retirar dejará un preciado legado: “Voy a dejar una banda con mucho prestigio y con mucha calidad, para mí la mejor banda de México y de América”.

La presentación
Ante cientos de personas, entre las que se encontraba el gobernador Miguel Alonso y el obispo Sigifredo Noriega Barceló, la banda inició el magno concierto con la Quinta sinfonía de Beethoven.

Las notas estremecieron a los asistentes y al cielo mismo, pues comenzó a llover.

Sin embargo, las gotas no ahuyentaron al público.

La lluvia se fue y subió al escenario Marino Calva, clarinete principal de la Orquesta Filarmónica de la UNAM, quien formó parte de la celebración interpretando Concierto para clarinete.

Otro invitado de lujo fue Juan Manuel Arpero, solista de fama internacional y director de orquestas sinfónicas; cautivó a los presentes con Napolitana para trompeta.

Ambos recibieron una estatuilla como reconocimiento por su participación, de manos del gobernador Miguel Alonso Reyes.

Las sorpresas siguieron y la soprano Sheila Lopéz y el Coro del estado mostraron su talento casi al cierre.

La noche culminó con el Huapango de Moncayo y la obra máxima de Genero Codina: la Marcha Zacatecas.

El público se volcó en aplausos para el maestro Salvador García y Ortega, por lo que satisfecho, agradeció el reconocimiento de la sociedad zacatecana.
Tags