×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Solidaridad, un valor de los mexicanos
Juan Francisco del Real Sánchez 25-09-2013 23:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Apartir del terremoto del 19 de septiembre de 1985 que cimbró la Ciudad de México y paralizó al gobierno en turno, también movió a miles de ciudadanos para reaccionar ante la falta de respuesta de las autoridades, se empezó a fortalecer la denominada sociedad civil en nuestro país, una desgracia que unió a todo un territorio, ya fuera a sus amigos, familiares, vecinos, a desconocidos cuyo único interés era ayudar, ser solidarios con las personas que conviven con nosotros en la misma ciudad.

Ser solidario significa estar atento a los problemas de la comunidad, estar en permanente vigilancia y alerta de los problemas que se puedan suscitar con las personas que la integran, es decir, los ciudadanos, es por eso que cuando algunos o varios de ellos se encuentran en estado de indefensión, los demás nos unimos con el afán de ayudar.

Aristóteles decía que “La ciudad es por naturaleza anterior al individuo, pues si el individuo no puede bastarse por sí mismo, deberá estar con el todo político en la misma relación que las otras partes están con su respectivo todo”. Anota: “El que sea incapaz de entrar en esta participación común, o que, a causa de su propia suficiencia, no necesite de ella, no es más parte de la ciudad, sino que es una bestia o un dios.”

¿Cómo es vivir como mexicanos solidarios? Siempre que nos encontramos en una sociedad podemos comportarnos precisamente como socios, ya sea en el ámbito laboral, académico o alguna asociación, estamos compartiendo valores que permiten ser solidarios, pero no solo como socios, sino como prójimos, iguales, independientemente de los roles sociales que cada quien desempeñe, nuestra situación como humanos nos lleva a ayudar a la gente que lo necesita, como fue el caso de las emergencias y desastres naturales que acaban de suceder.

Las lluvias severas provocaron daños como hace mucho tiempo no sucedía en nuestro país, miles de damnificados en Acapulco y Sonora, además de varias entidades de la república entre ellas Zacatecas, no sólo han demostrado la importancia de prevenir, de contar con una protección civil atenta a los posibles riesgos, sino que también somos vulnerables ante la naturaleza, pero fuertes ante ella para poder apoyar y salir adelante después de este tipo de desastres.

La sociedad civil ha vuelto a responder, a reaccionar ante las emergencias, a ser parte de la ciudad, ahora es responsabilidad de las autoridades hacer que la ayuda llegue adecuadamente a los damnificados, que no sea materia de bandera política, sino el logro de los mexicanos solidarios.



*Presidente de Jóvenes Comprometidos AC
Twitter: @jfdelreal
Tags