×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



Por una UAZ digna
José Luis Guardado Tiscareño 19-02-2014 21:00 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




El día de ayer, en punto de las 12 del día, se concretó en la Universidad Autónoma de Zacatecas, algo que durante las últimas semanas fue ganando aceptación y respaldo entre la mayoría de los universitarios; la huelga que emprende el Sindicato del Personal Académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas (SPAUAZ) hoy puede ser vista como una expresión de solidaridad universitaria y fortaleza sindical.

El plebiscito que utilizaron los profesores universitarios para decidir sobre el estallamiento de la huelga, otorga una total legitimidad a sus resultados, incluso este mecanismo permitió exponer el verdadero sentir con respecto a la problemática que, durante los últimos años, ha mantenido estancada a la institución.

Los resultados obtenidos, no sólo reflejan la determinación y voluntad de mantener una huelga en la Universidad, la cual, cabe señalar es considerada como última forma de protesta y exigencia para el cumplimiento y respeto de nuestros derechos laborales; si no que también exponen la inconformidad de más de mil 700 académicos que no estamos de acuerdo en cómo se ha enfrentado el actual problema estructural y en la forma en que se ha conducido a la institución por la actual administración.

Hoy la Rectoría de la UAZ carece de liderazgo y aprobación entre los universitarios, su incapacidad, opacidad, tibieza y desinterés ha orillado a que la mayoría de sus maestros dudemos de la voluntad y compromiso real por encontrar una solución a esta complicada situación.

A pesar de existir comentarios de la sociedad e incluso de propios universitarios en contra del movimiento huelguístico que se desarrolla en la UAZ, debemos comprender que de no hacerlo, representaba mantenernos en una inercia que no nos llevaba a ninguna parte y simplemente, no podíamos esperar con los brazos cruzados a que “alguien” resolviera nuestros problemas.

Los universitarios tenemos el compromiso y la obligación, en este caso y aprovechando este tipo de movimientos, de ir en contra de actitudes como la pasividad, el miedo, la mediocridad y conformismo que se han apoderado de la sociedad mexicana, a pesar de enfrentar una realidad llena de injusticias, de falta de oportunidades e inseguridad, y que a pesar de ello nos mostramos desinteresados ante un panorama que sigue presentándose adverso, ¡el ejemplo es la mejor forma de enseñar!

Sin embargo nuestro compromiso también es con todos los zacatecanos, por lo que esta coyuntura, nos obliga a todos los universitarios a reflexionar y trascender de la exigencia de nuestros derechos laborales, para emprender la construcción de una UAZ más digna para todos.

Por muchos años la Universidad Autónoma de Zacatecas ha dado lo mejor de sí para la transformación y desarrollo de nuestra sociedad y del estado, por la UAZ muchos zacatecanos hemos tenido la oportunidad de prepararnos y desarrollarnos profesional y laboralmente; como ya lo he dicho: ¡la UAZ es de todos! Y por ello los problemas que enfrenta hoy requieren de la comprensión, apoyo y solidaridad de todo el pueblo zacatecano.

¡Por siempre universitario, orgullosamente UAZ¡
Tags