×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El Runrún
El Runrún/Unos llegan y otros se van
Francisco Gabriel Reynoso Torres 29-11-2016 23:28 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




Unos llegan y otros se van. Miguel Alonso Reyes, como lo dijimos en su momento, goza de la confianza del presidente Enrique Peña Nieto. Y de su amistad. Y los resultados de su gobierno, con todos sus asegunes y hoyos financieros, le abrieron las puertas del gabinete. Ayer Alonso tomó posesión del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y, así, le tapa la boca a muchos que trataron de denostarlo, como el bocón presidente del Partido Acción Nacional, Ricardo Anaya.

Mega deuda 
El Fonatur, para berrinche de los antialonsistas, no es cosa menor. Este año tiene un presupuesto de casi 3 mil millones de pesos, aunque una deuda histórica que también rebasa esa suma. Para regocijo de los alonsistas de hueso colorado, el Fonatur tiene delegaciones en Huatulco, Cancún, Loreto, Ixtapa, Los Cabos y Bahía de Banderas.

Se va Benjamín
Por cuanto a los que se van, hoy Benjamín de León Mojarro anunciaría su baja de la delegación de la Comisión Nacional del Agua. La dimisión del hermano de Pedro de León –otra vez tiene que portarse bien si quiere tostarse el ombligo en una playa del Caribe– nada tiene que ver con el ungimiento de Miguel Alonso en Fonatur. Son cosas distintas, unidas sólo por la casualidad.

Demonio de Tacoaleche
El llamado “demonio de Tacoaleche”, Eduardo Mendoza Villalpando, es otro que se fue. Después del relajo que organizó en las oficinas de la región de la Secretaría de Educación de Zacatecas Guadalupe, con frías y calientes, el muchacho alegre fue removido. En su lugar, Erasmo Cardona Rodríguez, profesor de gran experiencia y mejor reputación, asumió la tarea de coordinar las tareas del magisterio en la zona educativa más importante de Zacatecas.

Aferrado al hueso
Miguel Alejandro Aguilar es otro que por fin se fue. Hace una semana lo despidieron, pero no quería irse. Y menos entregar el vehículo oficial que utilizaba. Lo reemplaza en la subdirección de Transportes, Francisco Caldera Murillo, de honestidad avalada por Miguel Rivera Villa, director de Tránsito, a quien, por su probada honorabilidad, el gobernador Alejandro Tello Cristerna encargó sanear una de las instituciones más corrompidas. Una primera tarea de Caldera será revocar las decenas de permisos experimentales de transporte que Aguilar otorgó a precios accesibles y en cómodas facilidades. 

Contra estupideces   
Si funciona, Gold Corp le hará un gran servicio a Zacatecas. Y a México. Los días 8 y 9 de diciembre, Minera Peñasquito, a propuesta de Michael Harvey y Doris Vega, ofrece un seminario orientado a capacitar para la toma de decisiones. Están convocados funcionarios del gobierno de Alejandro Tello, políticos y diputados locales –Iris Aguirre Borrego sería invitada especial–. El meollo es enseñar qué es la minería y los grandes beneficios que genera. Y evitar que se sigan diciendo tantas sandeces.

Tres al equipo
En las especulaciones en corrillos políticos locales, el tema que se impuso fue quiénes podrían sumarse al equipo de Miguel Alonso como director general en el Fonatur. Hubo consenso en que “el obligado” sería Pedro Inguanzo. Y no tanto porque Periquín se enfrentó a su padre Pericón Inguanzo cuando atacó a Miguel, “cilindrado” por Ricardo Monreal Ávila, sino por los resultados que logró como secretario de Turismo.  Y seguramente también se llevaría a la subsecretaria Yuri Soto. Y a su director de Imagen, Hans Reyes Smith Macdonald.

Yerbita vaciladora
Muchos de los asistentes al teatro Ramón López Velarde al debate de candidatos a la presidencia de Zacatecas se preguntaron: “¿De cuál fumó Rodolfo Ropo Rodríguez? Y es que el independiente prometió que en un año, y sin dinero suficiente para pagar la nómina del ayuntamiento, construiría una ciudad universitaria. El político sin partido también ofreció meter a la cárcel, no a Cieneguitas aquí en la capital, sino a Almoloya de Juárez o al penal del Altiplano, a Carlos Peña. “El Ropo ya no debería ver tanta televisión”, dijeron.

Burocracia judicial
De cada 100 procesos penales que el Poder Judicial de Zacatecas, presidido por el magistrado Armando Ávalos, recibe de la Procuraduría de Justicia de Francisco Murillo Ruiseco, 85 corresponden al viejo sistema penal. Es decir, de los que acumulan decenas de miles de hojas en infinidad de tomos. Y estos se resuelven cuando los acusados ya murieron y a las víctimas, decepcionadas y cansadas, les da lo mismo que la sentencia que se dicte sea a favor o en contra. El problema estriba –dicen los expertos– en el tortuguismo de los agentes del Ministerio Público para consignar y de los ministeriales para investigar. Se recordará que Arturo Nahle García, en 2010, recibió un rezago de 10 mil expedientes. Y esta cifra no se ha podido superar.