×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



El Runrún
Visos de corrupción en la Seduzac
Francisco Gabriel Reynoso Torres 07-10-2014 23:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




La Secretaría de Educación de Marco Vinicio Flores podría convertirse en un bocatto di cardinale para autoridades, locales y federales, que luchan -con más pena que gloria- contra la corrupción. Comentan en las secciones 34 y 58 del SNTE que manejan Omar Pereyra y Ramón García que el coordinador administrativo, José Luis Santoyo, maneja el presupuesto educativo de 8 mil 571 millones (35% del total del estado) como si fuera patrimonio personal. Y el mayor riesgo es que permite que su papá, Héctor Santoyo, se inmiscuya en asuntos oficiales.

Productos milagro
A muchos trabajadores de la Seduzac el coordinador administrativo ya les llenó el hígado de piedritas. Y es que a la gente, incluido el secretario Flores, la trata con majaderías y prepotencia. Y para mayor calamidad -lamentan secretarias de esas que compran todo lo que les venden- papá Santoyo es vendedor de productos “milagrosos” -para bajar la barriga- y en la burocracia de la Seduzac halló su veta de oro.

Secretario de lujo
En el gabinete de Miguel Alonso no son pocos quienes descartan que Francisco Escobedo deje la Secretaría de Gobierno para ir a la aventura electoral en el Distrito 2. Existirían, arguyen, dos razones de peso. Una: Pancho, a juicio del gobernador, ha hecho un trabajo excepcional de política interna y es de sus colaboradores a los que daría la espalda sin miedo a una puñalada. Dos: ya contendió y perdió en ese distrito.

Chisme miserable
Y como no es nada fácil llegar a San Lázaro, Adolfo Bonilla no dejará su curul. Es cierto que el priísta fresnillense no se despeinó para despachar al monrealista Juan García Páez. Aún así, quiere disfrutar hasta el último día su paso por la cámara baja. Corre el rumor de que Fito pediría licencia para incorporarse al gabinete de Miguel Alonso, en la Secretaría General de Gobierno. “Mienten como algunos brasieres”, habría dicho Bonilla.

Asunto menor
Que “tronara” la caldera de la alberca olímpica de Guadalupe, dice el exalcalde Rafael Flores, parafraseando a Arturo de Córdova, “no tiene la menor importancia”. Fue una inversión de 30 millones de pesos para una gran obra y que los diseñadores se equivocaran al elegir una pieza puede entenderse. “Es -plantea- como comprar un coche último modelo al que le quedó chica la batería”.

Vende disciplina
Algunos acuerdos de unidad que Alejandra del Moral y Judit Guerrero se esmeraron en “planchar” ya tienen arrugas. En Luis Moya, dicen priístas locales, el PRI es una facha. Cuentan que Luis Enrique Sánchez, candidato perdedor a la presidencia en 2013 y regidor en el cabildo del alcalde Adán Martínez, lidera una rebelión que impide cambiar el comité municipal. Al parecer, Sánchez quiere un lugar en la dirigencia estatal, al lado de Pepe Olvera.

Sí pero no
Además de granuja y cínico, Marco Vinicio Esparza es zopenco. Algunos compañeros del cabildo de Jerez están sorprendidos porque el priísta, con una frase, construyó una estupidez del tamaño de la Sierra de Cardos. Palabras más, palabras menos, Esparza dijo que embolsarse el bono de 91 mil pesos no implica un costo político, aunque sí un gran desprestigio social.

Cretinos o ignorantes
Dícese en corros políticos de Jerez que los integrantes del CC (Cartel del Cabildo): Teresina Casas, Eréndira Ceballos, Roxana Vázquez, Jaime Viramontes y Marco Vinicio Esparza, ahora salen con la bobería de que parte del bono que atracan del presupuesto municipal lo destinarían a inversión, como maquinaria pesada. Son cretinos o ignorantes, dice la vox populi.

Fuera manos
Jura Pedro de León, por la Virgen del Rosario -¿y por qué otra, si no?- que no metió las manos en el proceso interno del PRI para renovar comités directivos en 56 municipios. Y asegura que en ninguna parte, ni siquiera en su tierra, Tepechitlán, pretendió imponer candidatos. Al PRI, sostiene, le ayudará más trabajando duro y dando resultados en la Cruzada Nacional Contra el Hambre del presidente Enrique Peña.

Muerte segura
Con todo y el berrinche que hizo la diputada Chole Luévano, su iniciativa de punto de acuerdo para que el Congreso pida al gobernador Miguel Alonso desaparecer una supuesta nómina secreta y cancelar el pago de bonos de productividad a los funcionarios se fue a comisiones de las que nunca volverá a salir.

Twitter: @donrunrun1
Tags