×
×
×


Búsqueda


Introduzca su búsqueda



¿Usted ha tenido una mala experiencia en un restaurante?

Yamilet Fajardo, promesa de las letras
David Vega 26-12-2013 21:30 hrs

Compartir

×


Compartir



Liga Corta




César Chacón /
César Chacón / La joven de 25 años es originaria de Morelos, Zacatecas. y recibió su premio el 7 de diciembre pasado.
Con tan solo 25 años de edad, Yamilet Verónica Fajardo Veyna figura como una de las promesas de las letras en el estado, pues recientemente se le galardonó con el Premio Nacional de Poesía Ramón López Velarde 2013 con su libro Caja de cerillos.

Originaria del municipio de Morelos, Zacatecas desde muy pequeña tuvo un interés por aquellos versos que su madre le ponía a memorizar para que después los recitara en los festivales en el jardín de niños.

“Mi mamá me hacía aprenderme poemas de Amado Nervo y Ramón López Velarde, y a mí me fascinaba y enamoraba la musicalidad con que mi madre leía esos poemas, pues aún no sabía leer ni escribir”, comenta la poeta.

En la primaria y secundaria cuenta que empezó su gusto por la escritura, pero era algo que no tomaba demasiado enserio, ya que ahora las revisa y considera que no tiene un valor literario, pero asegura que fue algo necesario, pues así formó su carácter y afinación como escritora.

“Posteriormente me acerqué a los talleres de literatura que promocionan el Instituto Zacatecano de Cultura (IZC), e igualmente ingresé a los talleres de jóvenes poetas donde conocí a Javier Acosta, Sigifredo Esquivel y Juan José Macías, quienes me ayudaron mucho con mi formación”, comenta.

Al estudiar la Licenciatura en Educación por la Escuela Normal y la Licenciatura en Letras por la UAZ, Yamilet eligió ingresar a la Maestría en Filosofía e Historia de las Ideas y el mundo del verso fue gracias a sus influencias como Charles Baudelaire, Leonard Cohen y Charles Simic.

Asimismo ha sido a ganadora de la convocatoria para Joven Creador del Programa de Estímulos a la Creación y Desarrollo Artístico (Pecdaz) en el 2009 con el proyecto de poesía Susana y los viejos y este año ganó el mismo premio.

Para la construcción de Caja de Cerillos, la escritora cuenta que surgió de la admiración que tiene de las cosas cotidianas, pues platica que siente cierta admiración por las cosas simples como el objeto que da el nombre a su poemario.

“Me llegó la idea como una revelación; dejé que el libro se construyera y se fuera hilando solo, que él mismo se fuera creando, y fue algo que disfruté mucho al no tener presión alguna por cumplir algún compromiso”, destaca la joven.


                              " Dejemos que todo pase.
                    El polvo en el cabello, su prematura caída.
         El nido de hormigas, su túnel invisible a cualquier parte.
                                 La  humillación.
                             Los dolores de cabeza.
                             Todo está en el cerebro.
                               El dolor de muelas.
         El sueño que nos ayuda a sonreír ante las bestias"
Tags